Qué aves se pueden ver en Fuerteventura

Las excelentes condiciones de Fuerteventura como un lugar de paso y de nidificacion de gran variedad de aves, hace de la isla un lugar extraordinario para la observación de aves.

No solo es un lugar  para las aves migratorias. También habitan subespecies endémicas.

A continuación se presenta una lista de aves que se pueden observar en Fuerteventura.

Halcón Tagarote

Halcon Tagarote Ecoisla Fuerteventura

Fuente: Imagen de Proyecto TSP de la Consejería de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias. CC by-nc-sa

Es una especie en peligro de extinción. Este ave rapaz, es de tamaño mediano y vive en Canarias. También se distribuye por el norte de África, la península Arábiga y el oeste asiático. Se trata de una especie de halcón mediano. La hembra suele ser de mayor tamaño que el macho y ambos son de color gris en el dorso, crema en la barriga y blanco en el pecho y la garganta.

Es una especie que se suele encontrar en los acantilados marinos, pero también se observan en barrancos y riscos del interior. Su canto característico se puede diferenciar bien entre otras aves.

Vencejo Unicolor

El Vencejo Unicolor es un endemismo macaronésico que cría en Madeira y Canarias, aunque también ha sido visto en las Islas Salvajes. En Canarias está presente en todas las islas y en algunos de los islotes (Alegranza, Montaña Clara y La Graciosa). Hay indicios de cría en Marruecos y se ha observado en Mauritania.

Esta especie muestra una silueta en forma de ballesta, la cola es corta y bastante ahorquillada, y las alas estrechas y largas. Las patas también son cortas. El color del plumaje es de tono pardo gris oscuro por todo el cuerpo con una mancha blanca en la garganta. No existen diferencias entre los sexos y para diferenciarlo de sus familiares el vencejo común (Apus apus) y el pálido (Apus pallidus) hay que poner mucha atención para observar que el vencejo unicolor es más claro que el común y más oscuro que el pálido, un poco más pequeño, de alas más estrechas, cola más larga y ahorquillada, y tiene la mancha blanca de la garganta más pequeña y menos clara.

Este ave es de carácter colonial, por lo general va en grupo y pasa la mayor parte de su vida en el aire, ya que solo se posa cuando entra o sale del nido.

Guirre Canario
Guirre Canario Ecoisla Fuerteventura

Fuente: Creative Commons de Dominio Público

Se trata de la subespecie canaria (Nephron percnopterus majorensis), y endémica de Canarias, del ’’alimoche común’’, único ave rapaz carroñero que se encuentra en las islas. Todas las parejas de guirre se localizan en Fuerteventura excepto una que vive en Lanzarote.

Es de gran tamaño y color crema.

En el pasado se distribuía por todas las islas del Archipiélago pero actualmente quedan pocos ejemplares que habitan en Fuerteventura y Lanzarote. Está considerado en peligro crítico de extinción.

El alimoche canario es un ave de gran tamaño, entre 50 cm y 70 cm de longitud y 145-165 cm de envergadura. Sin embargo, es de las aves rapaces más pequeñas de Europa. El plumaje del cuerpo es de color blanco hueso y la cabeza y la garganta, donde no tiene plumas, son más oscuras, de color amarillento. Es muy característico el color amarillo de su cara que continúa hasta el final del pico, donde se vuelve negro. Las patas también son amarillas.

El guirre es de carácter sedentario y elige principalmente riscos del interior de las islas y acantilados marinos para vivir, pero también habita con menos frecuencia barrancos, laderas, calderas de volcanes y canteras. Los más jóvenes prefieren quedarse cerca de los dormideros y de zonas con alimentos como basureros, vertederos o comederos artificiales que normalmente se encuentran en el centro de las islas. Se ha observado un gran número de aves que duermen en tendidos eléctricos, número que se incrementa en invierno.

Cuervo canario
 photo _MG_0131_zps70mf9tw0.jpg

Fuente: Fotografía realizada por Mercedes Revilla

El cuervo canario (Corvux corax) es la especie de mayor tamaño de la familia de los córvidos, y en Canarias se encuentra esta subespecie (Corvus corax canariensis). Completamente negro, tanto el plumaje como las patas y el pico, lo encontramos en todas las islas del Archipiélago Canario, aunque el número de ejemplares es cada vez menor. Es fácilmente reconocible porque tanto las plumas, el pico, las patas como la cola, son de color negro Es un ave muy hábil, se alimenta prácticamente de cualquier cosa, desde frutos y semillas, sobre todo en las islas con más vegetación y que antiguamente, cuando el número de ejemplares era considerablemente mayor, llegó a ser un problema para los agricultores; hasta de restos de animales muertos que encuentre e, incluso, es capaz de cazar algunos animales pequeños con su fuerte pico (invertebrados y también vertebrados tales como ratones, conejos, lagartos…). Se trata por tanto de una especie omnívora y carroñera.

Lo podemos encontrar desde altitudes cercanas al nivel del mar hasta la alta montaña, y, aunque podemos observarle en bosques de pinos y laurisilva, es más habitual que elija zonas rocosas de barrancos, acantilados o montañas donde pueda nidificar.

Tarabilla Canaria
Tarabilla Canaria Ecoisla Fuerteventura

Fuente: Foto realizada por Frank Vassen Flickr

Ave muy parecido a la común, se trata de una especie endémica de Fuerteventura y se distribuye prácticamente por toda la isla. El número de ejemplares ha disminuido considerablemente y sigue haciéndolo, el censo estimado no llega a un millar de parejas, por lo que se considera en peligro de extinción. La tarabilla canaria es una especie de medios áridos y abiertos, siente preferencia por barrancos y llanuras terroso-pedregosas, con arbustos de porte medio, en zonas abrigadas del viento y evita los lugares más bajos.

También puede ser observada en zonas de cultivo y jardines.

Gorrión Moruno

Gorrión Moruno Ecoisla Fuerteventura

Foto realizada por Juan Emilio Flickr

Se trata de una especie de distribución básicamente circunmediterránea, aunque falta en algunos países como Francia o la Italia peninsular. Está presente desde los archipiélagos macaronésicos (Madeira, Canarias, Cabo Verde) hasta las regiones balcánicas, aunque también aparece en amplias áreas del centro de Asia —donde alcanza China— y en Oriente Próximo, así como en el norte de África. La especie cuenta con dos subespecies, de las cuales hispaniolensis es la que habita en territorio europeo. Prefiere las zonas abiertas de cultivo o matorral con lindes arboladas o bosques aislados de encinas, alcornoques, pinos, olivos o arbolado de ribera. En Extremadura aparece íntimamente relacionado con los cultivos de regadío, aunque es muy común también en riberos y dehesas.

Tarro Canelo

Fuente: Foto realizada por Leticia Barreto

Aunque, actualmente, el tarro canelo solo está presente de forma regular en algunas localidades de Fuerteventura, en el pasado reciente era una especie relativamente habitual como invernante en las marismas del Guadalquivir, donde también se conocía su eventual reproducción. De distribución más bien sureña y muy localizada dentro de Europa, la actual presencia de esta bella anátida en muchas localidades españolas se debe, probablemente, a ejemplares escapados de la cautividad o a sueltas intencionadas. Actualmente nidifica, de forma exclusiva, en Fuerteventura y es tan solo divagante en la Península Ibérica, si bien en el pasado fue invernante regular y nidificante ocasional en Andalucía, con algunos registros en la costa de Levante y de Cataluña. La población española de tarro canelo se divide en dos grupos. El primero está constituido por efectivos nidificantes de origen silvestre establecidos en Canarias, concretamente en Fuerteventura. Es probable que estos efectivos provengan de la población norteafricana, debido a la proximidad.

El tarro canelo se citó por primera vez en la isla, en la primavera de 1994, cuando se constató su nidificación en una charca conocida como Catalina García, cerca de Tuineje (Neave, 1994; Collins & Kohler, 1996). Desde esa fecha, ha ido expandiendo su rango de distribución en sitios de la isla como en el embalse de los Molinos, La Rosa del Taro, el barranco de Río Cabras, el barranco de la Torre, las inmediaciones de El Charco (Gran Tarajal) y el barranco de las Cañadas. También se ha constatado temporadas en las que ha criado con éxito en muy pocas localidades donde han mantenido agua permanente.

Chorlitejo chico
Chorlitejo chico Ecoisla Fuerteventura
Foto realizada por Marek Szczepanek

Esta pequeña limícola de pico corto y llamativo plumaje es una de las especies más características de los ríos, lagunas y graveras del interior peninsular y también cría en Canarias. Se instala, preferentemente, en orillas pedregosas, islas y bancos de grava o arena, donde coloca un nido para su época de cría. Esta limícola de pequeño tamaño, movimientos rápidos y cabeza voluminosa se caracteriza por poseer un pico muy corto y patas algo más largas que la anchura del cuerpo. El macho en plumaje nupcial tiene el píleo de color marrón grisáceo y separado del dorso —también grisáceo— por un doble collar blanco y negro cerrado completamente por su parte frontal; en la cabeza presenta un diseño característico, que viene definido por una frente blanca y por la presencia de una barra frontal negra separada del píleo mediante una fina banda blanca. El anillo ocular, al igual que las patas, es amarillo. La hembra resulta similar, pero con el negro de la cabeza más apagado. En el adulto no reproductor, sin embargo, casi todo el negro aparece sustituido por marrón. El diseño general del joven es semejante al del no reproductor, pero con los bordes de las plumas de las partes superiores orladas de ante pálido; el collar es oscuro y no se cierra por completo.

Bisbita Caminero
Bisbita Caminero Ecoisla Fuerteventura
Foto realizada por Juan Emilio

Se trata de una especie endémica de las islas Macaronésicas. Este pájaro solo está presente en el archipiélago canario y en las islas de Madeira y Salvajes. Entre las aves endémicas de Canarias, es la que tiene una distribución más amplia y, salvo en los ambientes forestales densos, resulta muy común y fácil de observar en todos los hábitats, desde el nivel del mar hasta más de 3.000 metros de altitud. Además, se trata del único bisbita que nidifica en Canarias. Les encantan los terrenos abiertos con vegetación baja y dispersa, tales como cultivos, estepas, malpaíses, dunas e incluso pinares abiertos, viñedos y huertas. Es fácil verlo en caminos, motivo al que debe su nombre. El periodo de cría se extiende entre enero y agosto, siendo más tardío a mayor altitud. Se trata de una especie territorial que probablemente efectúa dos puestas anuales. El nido, construido por la hembra, es un cuenco grande de hierba seca y raíces ubicado en el suelo, al resguardo de una mata o una roca. Pone tres o cuatro huevos, de color gris pálido, con pintas ocres y rosadas. Se desconocen los tiempos de incubación y estancia de los pollos en el nido, pero deben de resultar similares a los de otras especies de bisbitas, es decir, unas dos semanas en cada caso.

Hubara Canaria

Vídeo realizado por Ron Jackson

Ave de gran tamaño y de color arena y blanco. Es una subespecie de avutarda hubara endémica de las Islas Canarias que solo se distribuye por Fuerteventura y Lanzarote. Representa el símbolo animal de la isla de Fuerteventura. Se encuentra en peligro de extinción. La hubara canaria es la mayor ave endémica de las Islas Canarias, de 64 cm de longitud, y sin embargo es la más pequeña de las 3 subespecies de hubaras del mundo. El color también es algo diferente, menos arenoso, el dorso más oscuro y tiene más manchas que sus parientes. Estos colores le permiten camuflarse con el medio en el que vive y esconderse fácilmente tras los matorrales. En el cuello presenta dos largas hileras de plumas negras. Son de carácter gregario y suelen buscar alimentos en grupos excepto en la época de reproducción que se vuelven muy territoriales. Se trata de una especie omnívora que se alimenta de una gran variedad de insectos como saltamontes, escarabajos y hormigas, así como de pequeños vertebrados, como lagartos y moluscos. Si se enfrenta a tiempos de escasez, la hubara visita los campos de cultivo en búsqueda de invertebrados, actividad beneficiosa para los agricultores. También comen algunos frutos y granos. Se trata de un ave sedentaria que vive en llanuras semidesérticas, dunas de arena y colinas pedregosas de vegetación arbustiva con abundancia de matorrales y aulagas. Son muy asustadizas por lo que es muy raro verlas cerca de zonas urbanas.

Alcaudón real
alcaudon real Ecoisla Fuerteventura
Foto realizada por Juan Emilio

Es el alcaudón de mayor tamaño presente en la Península y muy frecuente en las islas Canarias. Podría decirse que tiene un pico más propio de rapaz, pero posee patas de pájaro. Suele observarse posado en cables, postes o partes altas de arbustos, oteando en busca de insectos, pequeños mamíferos y reptiles, a los que en muchos casos empala en arbustos pinchudos o en vallas con alambre de espino. s muy fácil de reconocer. A simple vista destacan la corpulencia y larga cola de esta ave, con un pico robusto de extremo ganchudo y una cabeza muy voluminosa, en la que llama la atención un ancho antifaz negro. Tiene el dorso y la cabeza de color gris plomizo. Las alas son negras, con una distintiva mancha blanca. La cola, también negra, presenta los bordes externos blancuzcos. En cambio, el pecho y el vientre poseen un color blanco-rosado

Cernícalo vulgar
Cernicalo vulgar Ecoisla Fuerteventura

Foto realizada por Juan Emilio

Ave rapaz más frecuente en España y elige Canaria, entre otros más territorios, durante su época de reproducción. Se trata de una especie bastante poco exigente para ubicar el nido, que puede instalar en un sinfín de lugares, desde árboles —en los que suele aprovechar viejas plataformas de córvidos— hasta cortados rocosos y edificios, además de antenas, soportes para la conducción de electricidad, cajas nido, carteles publicitarios o el propio suelo. Las puestas comienzan a finales de marzo o principios de abril —con anterioridad en Canarias— y tienden a ser mayores cuanto más tempraneras. Constan normalmente de tres a seis huevos (aunque se han registrado puestas de entre uno y nueve) de color blanco o crema, sin brillo, muy moteados de pardo rojizo. La incubación se prolonga durante 27-29 días y corresponde esencialmente a la hembra, aunque el macho colabora en la tarea en momentos concretos. Cuando han cumplido aproximadamente un mes de vida, los jóvenes cernícalos se entregan a sus primeros vuelos, aunque no se independizan al menos hasta pasado un mes, momento en el que inician la dispersión, en agosto o septiembre.

Ganga Ortega

Especie típica de zonas semiáridas, páramos y cultivos extensivos de secano, tanto de la Península como de Lanzarote y Fuerteventura, isla donde alcanza densidades relativamente elevadas. Más fácil de escuchar que de ver, su peculiar voz está desapareciendo poco a poco de los campos españoles. Se trata de una de las aves esteparias que han experimentado un mayor declive en las últimas décadas, y en España se estima que no quedan más de 8.500-13.500 ejemplares. La subespecie orientalis está presente en la Península y Canarias, sobre todo en Fuerteventura, pues en Lanzarote resulta muy escasa. Suele considerarse como residente en España; no obstante, sus posibles movimientos se conocen poco o nada. 3 Parece muy sedentaria en Canarias, pero en la Península se han descrito incrementos poblacionales en ciertas zonas y desaparición de la especie en otras. Estos movimientos trashumantes y nómadas de corto y medio alcance entre núcleos siguen pendientes de estudio. Durante todo el año, la especie está ligada a zonas semiáridas, páramos y cultivos extensivos de secano, independientemente de su carácter frío o cálido. Tolera mejor que la ganga ibérica los terrenos ligeramente abruptos y la presencia de árboles y arbustos dispersos; no obstante, también se decanta por los barbechos de larga duración, los pastizales secos y los eriales, y se aparta de las siembras y los matorrales de cierta altura. Respecto a la altitud, ocupa desde el nivel del mar hasta los 1.300 metros que alcanza en los páramos ibéricos. Requiere la presencia de bebederos accesibles y despejados cerca de las zonas de cría. Ave casi exclusivamente granívora, se alimenta sobre todo de pequeñas semillas de plantas herbáceas, con cierta preferencia por las leguminosas, de las que a veces ingiere sus hojas. Generalmente toma más grano cultivado en verano, mientras que en invierno opta por las semillas silvestres. Esta dieta exige el consumo regular de agua, particularmente en épocas calurosas, por lo que visita los bebederos al menos dos veces al día: dos o tres horas después del amanecer, y una o dos horas antes del ocaso

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • Anon, (2016). [online] Available at: http://www.magrama.gob.es/es/biodiversidad/temas/inventarios-nacionales/23_tarro_blanco_cerceta_pardilla_porron_monudo_malvasia_y_focha_moruna_tcm7-218235.pdf [Acceso el 2 Nov. 2016].

ENLACES WEB

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.