Los sistemas agrarios de recogida de agua en Fuerteventura

La isla ha ido sufriendo varios cambios naturales a lo largo de la historia. En el momento en el que se produjo la conquista, la isla tenía una vegetación mucho más densa que la que existe en la actualidad.
Se podían ver grandes masas de vegetales de almácigos, acebuches y tarajales, tabaibales y cardonales.
Pero a lo largo de todos los años, estas superficies forestales sufrieron importantes pérdidas quedando, en algunos casos como los bosques termófilos, desaparecidos casi por completo.

Poco a poco, los espacios que albergaban masas forestales, quedaron reducidos en lugares de cultivo o fueron arrasados por la fuerte presión ganadera.

LOS SISTEMAS DE RECOGIDA DE AGUA

1. Las Gavias

Son terrenos destinados al uso agrícola, rodeados de un caballón de tierra llamado trastón. La finalidad de este sistema es el aprovechamiento el agua de escorrentía.
En las gavias se observan diversas tipologías que van desde las más sencillas a otras mas complejas en las que no solo es mayor el número de cultivos sino también la capitalización. Se han realizado trabajos de restauración y plantación en las gavias situadas dentro de las ZEPAS (Zonas de Especial Protección para las Aves) con el fin de mejorar el sistema alimentario y ampliar la distribución dela hubara canaria, en grave peligro d extinción, y de otras aves esteparias.

2. Las Rosas

Se trata del conjunto de gavias existentes en un mismo lugar. Esta palabra es un portuguesismo que deriva del verbo “rozar, labrar la tierra”. Son zonas llanas, abiertas y aprovechadas al máximo. Tienen como acogida del agua los lomos o cuencas cercanas.

3. Las vegas

Son terrenos fértiles y muy productivos donde la orografía ha permitido la construcción de terrenos destinados al cultivo: las gavias. Esto lugares son superficies llanas que se encuentran rodeadas de cuencas no muy próximas y que actúan como acogidas de agua tras las lluvias.

4. Los Nateros

Los nateros se formaron al construir en los barrancos o barranquillos muros de piedra no demasiado altos y perpendiculares al curso del agua. Los nateros se construyeron con el fin de generar un sistema para conseguir un terreno de cultivo con el que abastecer a la familia.

5. Las Cadenas

los majoreros también aprovecharon terrenos marginales como el de las laderas para sacar adelante sus cultivos. Crearon un sistema de cadenas, muros de piedra a modo de terrazas, con la intención de frenar las escorrentía y aprovechar el escaso suelo. Las cadenas han dejado de utilizarse tras el abandono de la agricultura.

6. Las presas secas

Los majoreros también construyeron charcas o presas secas en las que recoger el agua de lluvia. Los muros de las charcas están hechos con tierras de las proximidades y que contienen arcilla lo que permite la impermeabilización. Ésta, en otras ocasiones, se consigue de forma natural ya que el agua de escorrentía que llega hasta la charca transporta materiales arenosos y arcillosos que van recubriendo el muro y el suelo de arcilla y que con el efecto del sol se compacta hasta volverlo impermeable.

7. Presas de mamposterías

Se crearon diferentes persas: La de los Molinos, Las Peñitas, La Herradura y la de Río Cabras. La presa de los Molinos, comenzó a construirse en 1943 por el Mando Económico de Canarias. Las obras fueron entregadas tres años después y fueron dirigidas por el General García Escámez e Iniesta. La construcción de este embalse obedecía a la necesidad de suministrar agua a la Colonia Agrícola de Las Parcelas, unos terrenos cedidos en 1946 a familias de Puerto de Cabras (Actualmente Puerto del Rosario).

8. Los enarenados o arenados

Esta técnica consiste en cubrir el suelo destinado a la plantación con una capa de picón con el fin de conservar la humedad de la tierra y evitar que se pierda el agua por evaporación.

Fuente:

El agua [Fuerteventura]. Eloy Vera Sosa, 2011.

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.